¿A QUÉ TIPO DE EMPRESAS ESTÁ DIRIGIDO ESTE SEGURO?

Se trata de un seguro que debe contratarse por todo tipo de empresa, ya sean PYMES,

grandes empresas o Entidades sin ánimo de lucro. La responsabilidad que la Ley

establece para los Administradores y Directivos es la misma, con independencia de su

tamaño.


¿POR QUÉ TODOS LOS ADMINISTRADORES Y DIRECTIVOS NECESITAN ESTE SEGURO?

Este seguro protege al Administrador y Directivo de las reclamaciones que contra ellos

se formulen por actos incorrectos en la gestión de la Sociedad, protegiéndole y evitando

que sea su patrimonio personal y el de su familia el que responda.

Les otorga protección antes de la reclamación por un evento de crisis y desde el

momento en que se efectúa la reclamación, adelandando los gastos de defensa y las

fianzas y otros muchos gastos, hasta que se dicte sentencia firme. Esto quiere decir que

hasta que un Tribunal establezca la existencia o no de mala fe o dolo en la actuación del

Administrador o Directivo, en cuyo caso la reclamación quedaría excluida, la póliza

surtirá todos sus efectos, adelantando los gastos de defensa desde el mismo momento

que la reclamación se reciba mientras la póliza este vigente.

Los Administradores, responden civilmente por los actos incorrectos que cometan en

la gestión de la empresa tanto internamente (frente a los socios y la sociedad) como

externamente (frente a los terceros cuyos intereses se hayan dañado, entre los que se

encuentran los acreedores, accionistas,…).

Su responsabilidad es personal, subsidiaria y solidaria:

- Se presumen legalmente que el acto incorrecto es causado por todos los

Administradores y por lo tanto se puede reclamar indistintamente contra todos o

contra uno solo, quien vendrá obligado a resarcir el daño causado en su totalidad,

aunque tenga derecho a reclamar al resto con posterioridad, el importe que

correspondería a cada uno. Por eso, estas pólizas nunca nominan las personas

aseguradas, para que en caso de una reclamación la protección sea total.

- Responde subsidiariamente de las deudas de la sociedad y

- Responde personalmente de las deudas de la empresa con su patrimonio personal y

con el familiar y no con el de la sociedad. Su patrimonio responde frente a terceros

no solo por su gestión empresarial sino también de las deudas de la Sociedad que

dirijan.

¿QUIÉN PUEDE RECLAMAR A LOS ADMINISTRADORES Y DIRECTIVOS?

En primer lugar, puede hacerlo cualquier persona. La reclamación más común es la del

accionista. Cuando una sociedad no genera los rendimientos esperados, las

reclamaciones más frecuentes son del propio socio, tanto mayoritario como minoritario.

Existe la posibilidad de reclamación entre socios, que a su vez son administradores por

la gestión de uno de ellos como administradores que ha perjudicado al otro como socio.

Sin embargo, existen más personas que suelen ser habituales reclamantes: la propia

empresa, los clientes o los proveedores (ambos como acreedores de la empresa), los

empleados fundamentalmente por prácticas de empleo, otros directivos, un

competidor por ejemplo por competencia desleal, la propia Administracion y hasta un

juez puede decretar el embargo y condena sobre los bienes personales del

administrador o directivo.

¿POR QUÉ EL TOMADOR DE LA PÓLIZA DEBE DE SER UNA EMPRESA Y NUNCA UNA

PERSONA FÍSICA?

Estas pólizas, cubren a todos los Administradores y Directivos de hecho y de derecho,

así como a los empleados en labores de gestión etc. para que la reclamación encuentre

siempre cobertura.

Estas pólizas cubren tanto a un consejo de Administración como a Administradores

únicos, solidarios o mancomunados sino que el concepto de persona asegurada es

mucho más extenso.

Los Administradores y Directivos también responden frente a reclamaciones en las que

ellos no han intervenido directamente en el acto incorrecto generador de la

responsabilidad.

En el caso de nominar a las personas aseguradas se produce una limitación de cobertura.

Quedan cubiertas automáticamente todas las personas que son aseguradas al inicio del

a póliza y las que puedan adquirir esta condición durante la vigencia de la póliza,

extendiéndose incluso al Administrador que deje de serlo durante la vigencia de la

póliza.

La reforma legislativa de la LSC, establece la misma responsabilidad a los

Administradores de hecho sin que ya puedan alegar la ausencia de control sobre la

sociedad, a quienes dirigen la Sociedad de forma interpuesta y en general a toda persona

que en la práctica asuma funciones de control y gestión de la sociedad.


¿CUÁL ES EL ÁMBITO TEMPORAL?

La delimitación temporal de esta póliza de seguro es en base a las reclamaciones. Las

coberturas de esta póliza, se aplicarán únicamente a las reclamaciones presentadas

por primera vez contra una persona asegurada durante el periodo de seguro, con

independencia de cuando tuvo lugar el hecho generador de la reclamación, siempre

que esta se presente mientras la póliza esté en vigor.

La retroactividad de estas pólizas es ilimitada salvo en los casos en los que expresamente

se establezca lo contrario en las condiciones particulares.


¿CUÁL ES EL ÁMBITO TERRITORIAL?

La cobertura otorgada bajo esta póliza de seguro, se extiende automáticamente a las

reclamaciones formuladas contra las personas aseguradas en cualquier país del Mundo,

salvo EEUU, Cánada y territorios bajo su jurisdicción. Para poder incluir EEUU y Cánada,

se solicitará al asegurado que cumplimente un cuestionario específico previo a la

emisión.


¿CUÁNTAS SOCIEDADES PUEDEN INCLUIRSE EN UNA MISMA PÓLIZA?

Cuando nos encontramos ante un seguro que tiene varias sociedades, debemos de

diferenciar varias situaciones para ver como darles cobertura en póliza:

SITUACIÓN 1: Grupo societario

Una de las sociedades es la sociedad la matriz y tomadora del seguro y ejerce el control

de forma directa o indirecta sobre otras sociedades que son las sociedades filiales y aquí,

debemos de diferenciar dos situaciones:

1. Las sociedades consoliden sus cuentas fiscalmente

2. Las sociedades no consoliden sus cuentas pero son un mismo grupo societario.

Cobertura en póliza:

Su cobertura es automática en póliza.

Quedan cubiertas todas y por ello no es necesario nominar a ninguna sociedad filial en

póliza.

La cobertura que tienen es totalmente similar a la del tomador del seguro.

Valoración para Cotizar:

Si el grupo Consolida con la información financiera consolidada, se puede valorar a todo

el grupo en su conjunto

Si el grupo no consolida, se necesita la información de todas las sociedades que forman

el grupo. Para tener el dato de facturación se debe de sumar la facturación de todas las

sociedades que no consolidan.

SITUACIÓN 2: Sociedades de estructura horizontal o sociedades hermanas

Varias sociedades que ninguna depende de otra y que son controladas

mayoritariamente por los mismos accionistas. Se pueden incluir todas en la misma póliza

solicitándolo expresamente.

Para cotizarlas se necesita saber la información financiera de cada una y un desglose

accionarial para verificar que realmente son sociedades hermanas.

Esta situación es totalmente distinta a las sociedades que tienen administradores

comunes pero son sociedades independientes entre si. Cuando esto ocurre si las

sociedades no son un grupo, debe de hacerse una póliza independiente para cada una

pues no deben de compartir cobertura.

SITUACIÓN 3: Sociedades externas o participadas

Son aquellas sociedades en las que la sociedad tomadora del seguro tienen más de 20%

de su capital y menos del 50%, controlen o no su gestión.

No forman parte del grupo empresarial y tienen la consideración de sociedades

independientes. Deben de tener su propia póliza de D&O.

Cobertura en póliza:

Se cubre automáticamente a todos los Administradores y Directivos, que la sociedad

asegurada designe o vaya a designar durante periodo de la póliza, para ejercer la función

de Administrador en dicha sociedad.


¿QUIÉN TIENE LA CONSIDERACIÓN DE ADMINISTRADOR Y DIRECTIVO?

Esta póliza, está pensada para que una reclamación no pueda quedar sin cobertura por

no tener la consideración de Administrador o Directivo la persona que la reciba. Es la

más amplia del mercado.

Cubrimos a todos los Administradores, consejeros, u órganos equivalentes, altos

cargos etc…En nuestra definición de Administrador y Directivo no entramos a enunciar

como hace el resto del mercado un sinfín de distintas funciones directivas, que una vez

más puede resultar limitativo.


MEJORAS QUE OFRECEMOS, CON RESPECTO AL MERCADO.

- Cobertura al empleado mientras ejerza funciones de supervisión o con capacidad

gerencial SIN NECESIDAD de ser codemandado con un Administrador o Directivo.

- Cobertura a la persona vinculada y al fundador de la sociedad sin sublímite.

- Cobertura al Administrador Persona jurídica en el tomador del seguro (Entity Up) sin

sublímite, sin franquicia y sin prima adicional

- Cobertura al Administrador Persona jurídica en soc. filiales (Entity Down) sin

sublímite, sin franquicia y sin prima adicional

¿Qué significa Entity Up y Entity Down?

Significa que bien en el tomador del seguro (Entity Up) o en una sociedad filial (Entity

Down), hay un administrador que es una Persona Jurídica y que a través de esta

cobertura quedaría asegurado.

Cuando una empresa contrata un seguro de D&O sin esta cobertura y llega una

reclamación, toda persona jurídica administradora en caso de reclamación no quedaría

asegurada al no tener las personas jurídicas la condición de Administrador o Directivo

en póliza.


RIESGOS NO ASEGURABLES.

Todas aquellas sociedades que cumplan alguno de los siguientes requisitos:

  • Menos de 3 años de funcionamiento.
  • Sede social fuera de España.
  • Instituciones financieras, promotoras, y empresas de alta tecnología.
  • Fondos propios negativos.
  • Fondos de maniobra negativo.
  • Pérdidas.
  • Salvedades relevantes en su informe de auditoria.
  • Existencia previa de reclamaciones.

¿LOS ADMINISTRADORES RETIRADOS TIENEN COBERTURA?

Se cubre a toda persona asegurada que haya cesado en su capacidad de persona

asegurada antes del vencimiento del periodo de seguro por razones distintas a su

suspensión, destitución, despido o inhabilitación y siempre que no haya existido un

cambio de control.

La responsabilidad de los Administradores y Directivos no se extingue por el hecho de

dejar de serlo. Tras la última reforma legislativa hay acciones que no preescriben y por

eso nosotros damos cobertura ilimitada pues consideramos que los 4 y 6 años que se

dan en el mercado son insuficientes.


EJEMPLOS DE RECLAMACIONES.

Existen numerosas Reclamaciones contra los administradores de empresas de todos los

tamaños que no tienen la repercusión mediática de las grandes empresas. Hay

numerosas empresas que están cerrando y están arrastrando a los administradores de

la misma a la ruina o a perder mucho dinero por motivo de tener que atender a las

deudas sociales personalmente.

No sólo hay reclamaciones a administradores y directivos por insolvencia de la empresa.

Algunos ejemplos podrían ser:

  • Un director financiero de una empresa de servicios financieros que dejaba la entidad fue demandado por irregularidades contables y por deudas que hasta el momento de la salida del directivo no fueron conocidas por la sociedad.
  • Un proveedor de materiales reclamó al director comercial y al presidente de una empresa de construcción por la insolvencia de su empresa derivado de la tardanza en el pago.
  • Demanda abierta durante 14 años de un Ayuntamiento a un administrador de una sociedad por la interpretación de un contrato que regulaba la propiedad de un solar.
  • Un accionista minoritario de una empresa de distribución demandó a todo el órgano de administración por entender que una modificación estatutaria ordenada por el accionista mayoritario, que ponía innumerables dificultades a la enajenación de acciones para accionistas con menos del 25%, causó un perjuicio a los accionistas minoritarios.
  • Los propios directivos de empresa familiar se demandaron unos a los otros, ya que cada demandante consideraba que la otra parte había sido el culpable de las pérdidas de la empresa en la anualidad anterior.
  • Los acreedores de una empresa solicitaron la declaración de concurso de la sociedad. El Juzgado de lo Mercantil estimó que el concurso debía declarase culpable pues los administradores no habían solicitado la declaración de concurso en el plazo de dos meses legalmente previsto al efecto. La Sentencia condenó a los administradores al pago del déficit patrimonial de la sociedad.
  • Los accionistas demandaron al Director General de una sociedad por la pérdida derivada de un incendio que debería haber estado cubierto por una póliza de daños y ésta no se contrató por reducción de costes.
  • El administrador fue condenado subsidiariamente al pago de los impuestos pendientes así como a los correspondientes intereses de demora, sobre la base de que la sociedad había cesado en la actividad, dejó de presentar regularmente sus declaraciones tributarias, y el administrador no promovió la disolución y liquidación de la sociedad.
Consúltanos por Whatsapp

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted